Si algún primer momento tu vida te muestra sin miedo tu esencia, y ocurre a través de tu ropa, sin duda es cuando dejas de vestir lo que te aconsejan para empezar a hacer lo que realmente sientes, decidir sobre el cómo o el cuándo de las prendas que vistes.

Y seguramente, con los años acabes dando la razón a ciertos consejos sabios no siempre escuchados, aunque sí, admitámoslo, mérito para todas partes implicadas por haber contribuido a tu crecimiento personal con todas las conversaciones amigables sobre posibles combinaciones de outfit.

Después de ese paso, el siguiente es evolucionar hacia tu mejor versión. Y en nuestra propuesta de hoy se incorpora iniciarte en un reto atractivo que trae consigo un doble beneficio:

Por un lado, para mostrar sin miedo tu esencia, deberás conocerla lo suficiente. Y para ello aprenderás a discriminar una talla como no adecuada, aunque la prenda sea de tu estilo.

Por otro lado, poner en práctica la compra consciente de talla adecuada, te permitirá centrarte en una compra de forma responsable; evitar el comprar por comprar y no malgastar  comprando cosas que no utilizarás.

ATREVERSE A MEDIR LA ESENCIA PERSONAL

Atreverse a medir la esencia personal significa literalmente atreverse a medir la ropa que vestimos a gusto, la que va con nuestro estilo. Para medir nuestra ropa podemos hacerlo a nuestro ritmo y sin ser expertas de nada (mangas, espalda, escote etc), e ir complementando con nuevas medidas cada vez que necesitemos una nueva reflexión al respecto.

Si además eres chica o mujer curvy, probablemente ya hayas experimentado alguna limitación de los cortes regulares de confección. Y es que por más que indiquen ser de tu talla plus size, no tienen porqué encajarte bien a tu figura; y es en ese entonces en donde te iría bien saber sobre tus medidas para escoger un corte de patronista u otro. Te invitamos a que juegues siguiendo estos tres simples pasos:

1º paso: coge tres prendas que te encante llevarlas una temporada detrás de otra

2º paso: hazte con una cinta o regla métrica, y literalmente toma medidas de todo

3º paso: compara las mediciones entre prendas y entiende cuáles son las coincidencias

SÍ, LO HACEMOS CON GANAS Y ENTUSIASMO

Al igual que todo lo que no resulta obligado y que si, lo hacemos con ganas y entusiasmo, medir nuestra ropa convencidas favorece positivamente el entender de forma ágil porqué vestimos tan a gusto una ropa y porqué dejamos otra sin estrenar en el armario. Aceptar tu talla es importante. Y para ello recuerda que la talla es solo un número (o unas letras que representan un par de números).

Además, conocer lo que mide nuestra ropa, qué es lo que nos va y qué es lo que dejamos en el armario, nos enseña poco a poco y sin presiones a expresar qué queremos transmitir con la ropa que vestimos. También nos ayuda a entender por qué refleja tan bien nuestra esencia y personalidad.

UNA SOLUCIÓN PRÁCTICA Y EFICAZ

Si lo tuyo es vestir talla curvy, recomendamos coger de referencia una solución práctica y eficaz que no falla: procura que tu ropa talla grande te quede ajustada pero no te apriete. Reconocerás que la ropa te aprieta porque te sentirás incómoda con ella. Posiblemente esa sea la ropa que redescubres cada dos temporadas en el fondo de tu armario.

Muestra sin miedo tu esencia, y en cuestión de tallas grandes, siempre que quieras inspírate en las medidas que identificamos en el catálogo online. Consúltanos sobre los detalles de tu constitución siempre que necesites, y te contactamos para darte respuesta.

Pon a prueba la asesoría de imagen 

Disfruta todo un mundo por descubrir: CrystalBubbleShop.com